receta scones

Scones de arándanos, los panecillos ingleses

Receta de scones de arándanos

Cuando aún los peques están en casa de vacaciones, podemos aprovechar y hacer cosas con ellos como por ejemplo cocinar. Os aseguro que a ellos les gustará muchísimo, sobre todo al hacer recetas que después pueden  compartir con el resto de la familia o con sus amigos.

Estos scones son ideales para la merienda y en estas fechas tan señaladas son especialmente agradecidos.

Esta receta de scones es inglesa, aunque originariamente son escoceses, se suelen tomar a la hora del te y una vez que los hagas no podrás dejar de prepararlos, son una auténtica delicia.

Ingredientes (para ocho porciones)

2 tazas de harina
6 cucharadas de azúcar
2 ½ cucharaditas de polvo para hornear
2/3 taza de nata o crema de leche
1 taza de arándanos bien lavados
2 huevos
5 cucharadas de mantequilla  fría
Una pizca de sal
Azúcar a gusto

Como hacer scones

En el recipiente de una procesadora, tamiza la harina junto con el polvo de hornear y el azúcar, agrega la mantequilla fría y cortada en cubos, procesa hasta que logres una preparación con consistencia de arenado.

Puedes leer también  Rollitos de pan de molde de atún y salmón

Agrega un huevo, una pizca de sal y la nata o crema de leche, procesa nuevamente hasta que se ligue todo muy bien, obtendrás una masa algo pegajosa.

Si no tienes procesadora no hay problema, simplemente remueve bien a mano, que quede toda bien revualto, no hace falta amasarlos en plan bestia, los ingleses dicen que deben quedar algo apelmazados.

Retira e incorpora los arándanos y mezcla con cuidado.

Pon la preparación sobre la mesada previamente enharinada y estira con un palote también con harina hasta lograr una masa de forma circular de unos veinte centímetros de diámetro. Luego con un cuchillo y con un corte suave apoyando la hoja, corta las porciones como si fuera una pizza, (puedes hacer ocho o dieciséis, como lo prefieras). Reserva.

Bate el otro huevo y con él pinta cada una de las parte, espolvorea con azúcar y lleva a una placa para horno previamente engrasada con aceite o mantequilla y cocina durante unos veinticinco minutos a doscientos grados.

Puedes leer también  5 platos rápidos con conservas vegetales

Para servir los scones puedes acompañarlos con un poco de queso crema, nata, mermelada de manzana o si lo prefieres puedes reservarlos en el freezer envueltos en papel film y aluminio.

Para finalizar, me gustaría recomendarte esta receta de bollos de mantequilla, están de vicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.