pérdida de nutrientes

¿Cómo evitar la pérdida de nutrientes al cocinar alimentos?

¿Cómo evitar la pérdida de nutrientes al cocinar alimentos?

Los vegetales son una parte importante de la dieta de cualquier niño (incluso si así lo exigen los padres), ya que contienen nutrientes esenciales para el desarrollo saludable del organismo, por ello se hace necesario minimizar la pérdida de nutrientes en ellos.

Por regla general, lo que era un trauma infantil se convierte en un placer al paladar de una persona más experimentada, sin dejar, por supuesto, de aprovechar los beneficios para la salud que ofrecen esos alimentos.

Pero dependiendo de cómo se preparen los vegetales, pueden perder lo mejor, además del sabor: los nutrientes.

Según los expertos, son tres los factores que provocan la pérdida de nutrientes en alimentos de origen vegetal durante su cocción.

Son: el tiempo de cocción, la temperatura utilizada y el volumen de agua empleado.

Si se reducen la cantidad de agua, el tiempo y la temperatura de cocción, se conservarán más nutrientes.

De esa tríada, el agua es el elemento más importante, porque su falta o abundancia es primordial para la riqueza o escasez de nutrientes en las plantas.

Prepararlos con el Microondas

Por las razones expuestas anteriormente, el horno de microondas parece una buena opción para la preparación de vegetales, ya que minimiza todos los factores citados.

Puedes leer también  15 Excelentes consejos para elegir alimentos saludables

Sin embargo, un estudio realizado en España en 2003 puso de manifiesto que el brócoli cocido en el microondas pierde el 97% de sus nutrientes antioxidantes, frente a sólo el 11% desperdiciados en una cocción hecha por una estufa convencional.

Eso llevó a algunos investigadores a concluir que el culpable de tal pérdida sería el microondas. Sin embargo, los críticos alegaron que el experimento utilizó más agua de la necesaria para preparar el alimento.

Por lo tanto, el horno de microondas seguiría siendo eficaz para preservar los nutrientes si utilizara menos agua y menos tiempo de exposición al calor.

El horno de microondas tiene también la ventaja de consumir aproximadamente un 80% menos de energía que un horno eléctrico ordinario y de no utilizar gas.

Sin embargo, muchos materiales tóxicos se utilizan en su fabricación, como la placa marrón, de difícil destino, además del hecho de que, en países que utilizan una matriz energética no renovable (termoeléctrica y centrales nucleares, por ejemplo), la obtención de energía eléctrica puede ser perjudicial para el medio ambiente.

Alternativas a la pérdida de nutrientes en los alimentos

Dado que el debate nutricional sobre la preparación vegetal sigue abierto, vamos a las alternativas posibles para evitar la pérdida de nutrientes:

Puedes leer también  Pack ahorro o el gran engaño de los supermercados

Haz una sopa: al cocer los alimentos en una olla con agua llevada al fuego, los nutrientes se concentran en el agua. Al aprovechar ese caldo en la sopa, se evita que se desperdicien grandes cantidades de nutrientes.

Otra posibilidad es aprovecharlo para cocinar otros alimentos, como el arroz o los fideos.

Cocina al vapor: las pérdidas nutricionales cuando los vegetales están cocidos al vapor son mucho menores (del 10% al 30%) en comparación con la cocción tradicional (del 40% al 60%).%).

Trozos grandes: corta los vegetales inmediatamente antes de prepararlos y en trozos grandes. Los trozos pequeños aumentan la exposición interior del vegetal, facilitando la fuga de nutrientes.

Agua: evita utilizar mucha agua o dejar el alimento en el fuego durante mucho tiempo.

Microondas: puedes utilizar el horno de microondas para cocinar los vegetales, pero con poca agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.