Restaurante Brasería Arrocería La Marea en Albacete

Restaurante Brasería Arrocería La Marea en Albacete

Restaurante Brasería Arrocería La Marea en Albacete

Hola de nuevo en este confinamiento amigos lectores, que por fin y ya en la fase casi 2 podemos ver la luz y volver a salir a la calle, socializar con nuestros allegados y acercarnos más a “la nueva normalidad”, ese conjunto de palabras que no sabemos muy bien de que va.

Esta crítica viene después de acudir a cenar el primer fin de semana de fase 1 del COVID-19 al Restaurante Brasería Arrocería La Marea en Albacete, con esto me refiero que hay que tomarla de una manera subjetiva.

No en cuanto a la calidad si no en cuanto a la cantidad, no en el plato, pero si de platos, me explico.

La variedad de carta es realmente reducida, imagino que al ser un local recién abierto, en esta fase, tendrían de pocas cosas, pero si podéis atender en gran medida a los demás datos que os explicaré.

Os voy a contar un poco el como de nuestra visita a esta arrocería.

Como se gesto la visita a la Brasería Arrocería La Marea en Albacete

Fue el Sábado por la tarde cuando se desencadenaron todos los acontecimientos, una comida en la parcela, unos niños que se quedan con sus abuelos y unos padres que tienen una noche para cenar algo más tranquilos, en fase 1 de una pandemia global y que de una manera nada premeditada tienen algo diferente que hacer después de muchos meses.

Dimos una vuelta en coche por Albacete, para ver que Restaurantes estaban ya abiertos y es que con la medidas adoptadas, no había mucho donde elegir porque queríamos algo que fuera un poco más especial, con el confinamiento nos hemos saltado muchas celebraciones importantes, aniversarios y cumpleaños entre otros.

Uno de los pocos fue La Marea y cumplía, a priori con todas las premisas. Que fuera restaurante, lo que conlleva platos algo más elaborados y que tuviera terraza, obviamente, en esta fase era “sine qua non”.

Puedes leer también  Mesón El Sol en Albacete - Arroz y más

Ahora vamos a lo más complicado, el tema mesa no iba a ser cosa fácil, primer fin de semana en el que la gente podía salir a cenar, pocos sitios abiertos, un cóctel molotov.

Llamamos y voilá, última mesa para nosotros, ¡¡tuvimos suerte!!

Después de llegar y esperar unos minutos para que se levantaran losque estaban sentados tomamos asiento.

Al poquito y muy amablemente nos traen la carta, bueno la nueva carta claro, los platos disponibles estaban en una pizarra, para los vinos si tenían carta, en ambos casos con los precios por suerte, lo recalco porque según he podido comprobar, en estos momentos no es lo habitual.

Que comer en el Restaurante Brasería Arrocería La Marea en Albacete

De entre los pocos platos, como os digo, que tenían, elegimos un poco de todo.

Al sentarnos, mientras pensábamos una cañita (1,60 euros) de tapa una rebanada de pan de barra con un trozo de chorizo, cualquier cosa creo que es mejor que eso, pero bueno, mejor que nada desde luego.

En primer lugar un jamón ibérico (14 euros).

Muy, muy rico este jamón, con el aceitito típico de un buen jamón, bien pagados esos 14 euros. Tierno, con cuerpo, jugoso, con algo de tocino, muy bien.

¿Sabéis que plato no puede faltar en una comida o cena nuestra verdad? Efectivamente, las croquetas caseras (1,50 euros).

Marea Albacete arrocería

Junto con el jamón, lo mejor de la cena sin duda alguna, aunque un poco pequeñas, te quedas con ganas de más.

Exterior crujiente interior jugoso, suave, untuoso y muy rico, con mucho sabor a cocido, otro plato recomendado.

Vamos con algo más contundente ya.

Unos huevos rotos con jamón (3,50 ración).

 La Marea en Albacete

Con este plato pinchamos y mira que no  es un plato difícil de ejecutar.

Aunque tenían muy buena pinta, las patatas sin sal y con un sabor como si llevaran bastante tiempo hechas, no me había pasado nunca.

Mala elección.

Puedes leer también  Arrocería Freiduría Portobello en Albacete

El último plato de la cena fue un Tataki de atún (14 euros).

Restaurante Brasería Arrocería La Marea en Albacete

Uno de los platos que deberían haber sido principales, se quedó en uno más. Aunque no estaba malo, no terminó de gustarnos.

La cena fue amenizada con un vino tinto Tierra de Castilla Librato 2018 (12 euros).

Vino Tierra de Castilla Librato 2018

Un gran descubrimiento, tanto que he ido a comprarlo para tomarlo en casa.

Mezcla de 70% Tempranillo – 30% Syrah, de la bodega Awines.

Vendimia manual de viñedos viejos de Tempranillo y Syrah durante Septiembre. Fermentación por separado con maceración de 8-12 días a temperatura de 18-24ºC.

Leve crianza en roble americano y francés de unos 4 meses.

Un vino de capa muy alta que ya nos indica su concentración, de aromas intensos de fruta negra y roja con fondo especiado y abocado, sabroso y redondo en boca donde los haya, que nos deja un agradable recuerdo de fruta negra y nos invita a seguir bebiendo. Un vino de los que gusta si o si por su equilibrio e intensidad.

Terminamos la velada con un par de piedras de orujo, que muy amablemente y cosa que agradecemos nos invitaron.

Final de fisesta

En total, la cena nos costó 53,20 euros, no está mal para ser un Restaurante y comer lo que comimos, en una terraza con algo de verde enfrente.

Probarlo y ya me contáis que tal, me faltaría probar algún arroz.

Sus datos son:

Paseo Circunvalación, 84 y su teléfono 660 20 54 58, su facebook.

Si quieres seguirnos en nuestras redes, por aqui te las dejo.

Por esa zona también está La Dorada y si queréis comida colombiana el Fogón Andino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.